domingo, 21 de agosto de 2016

CÉSAR COPETTA y el primer vuelo en Chile


Habiendo Santos Dumont efectuado el primer vuelo en el mundo, en un "aparato más pesado que el aire", autopropulsado y desarrollado el proceso que hasta hoy se entiende como vuelo; a saber despegue, ascenso, vuelo, descenso y aterrizaje; poco tardaron los osados hombres y mujeres de la época, para proponerse el desafío.

Colección Museo Nacional Aeronáutico de Chile en Archivo MULTIMODEL

    En Chile, fue una aventura que tuvo varias fases, aunque todas ellas afortunadas, que llevaron a que el joven mecánico de bicicletas y piloto de automóviles, CÉSAR COPETTA, secundado por su hermano FÉLIX, fuera elegido para comandar el VOISIN, que se elevaría en Chile, iniciando una saga que cada día y hasta el presente, aumenta los registros de Pilotos y Especialistas en Aviación.

       Este país aún no es capaz de entender el fenómeno, por lo que rememorar y tratar de reconstruir la historia previa y hasta ese primer vuelo "oficial" del 21 de Agosto, resulta en un pequeño y agradable desafío, quizás menos audaz que el vuelo de CÉSAR, pero no menos necesario, para rescatar su memoria y la de quienes con su actitud visionaria, le entregaron los medios para iniciar esta nueva era tecnológica en esta larga y angosta faja de tierra.

Antecedentes generales

    La idea de traer una aeronave y volarla en Chile, fue de don David Echeverría, de viaje por Europa, para conmemorar el Centenario de la instalación de la Primera Junta de Gobierno independiente (18 de Septiembre de 1810). Efectivamente en 1909, don David inicia la adqusición de un "Demoiselle" diseñado por Santos Dumont, pero al poco tiempo, es informado de la quiebra de la fábrica que lo construía, por lo que decide solicitar ayuda a su primo Miguel Covarrubias y ambos consiguen comprar un VOISIN, a la sazón uno de los más populares eroplanos del momento.
       El mismo señor Echeverría quería efectuar el vuelo en homenaje a Chile, pero luego de comentar el tema con su amigo CÉSAR COPETTA, decide que éste sería el indicado para hacerlo. Los antecedentes, ya indicados, por sus conosimientos de mecánica y buena fama de conductor, lo avalaban, mas CÉSAR asumió la responsabilidad con mucho profesionalismo y viajó a Francia a efectuar el curso de vuelo.
        Avanzado 1910 y con COPETTA convertido en Piloto, llega el VOISIN embalado y el señor Echeverría efectúa gestiones para su armado y puesta en operación, en los campos de don Ramón Cruz, por entonces llamados "Chacra Valparaíso" y que es ocupado en la actualidad por un conjunto habitacional, que para nada recuerda la proeza efectuada en sus tierras.

El PRIMER VUELO y el Primer Vuelo "oficial"

       Ensamblada la aeronave, propulsada por un Gnome de 50 hp y de moderno control lateral proporcionada por alerones, comienzan a preparar el área para efectuar las pruebas de potencia y carrera de despegue, logrando hacerlo un 20 de Agosto, por un breve momento y aterrizarlo de inmediato.
         Al día siguiente y convocada una pequeña concurrencia, siendo las 16:00 horas, el VOISIN al mando de CÉSAR COPETTA se eleva con certeza, efectuando un corto vuelo, virando en el aire y aterrizando sin contratiempos.
        Se había efectuado el primer vuelo, reconocido "oficialmente" y que la DGAC ha tomado para fijarlo como su fecha de aniversario.

El legado de COPETTA

      No obstante de ser el primer Piloto en efectuar un vuelo controlado en Chile, los COPETTA continúan desarrollando actividades afines y logran dar a luz modelos propios, como el "BURRITO", una suerte de Bleriot XI modificado y cuyo nombre alude a lo brioso que se comportaba al despegue, en su deriva llevaba la inscripción "COPETTA 2".
     Este avión resultó de continuar con las demostraciones de vuelo, que habían sido suspendidas debido a los accidentes que habían terminado con la carrera del VOISIN.
     Luego vendría el "BATUCO", en reconocimiento al primer aeródromo en ser acondicionado como tal al norte de Santiago; de líneas similares a los "Sanchez Besa" y que tiene el privilegio de haber sido el primero en efectuar un vuelo nocturno en 1913.
     Un tercero, el "TUCAPEL" es un modelo reconstruido con partes de un Bleriot XI, cedido por don Clodomiro Figueroa y que resulta en un avión singular y que poco reconoce sus orígenes, gracias al ingenio y obra de los COPETTA.
    
     A estas alturas de la historia, la aviación había logrado establecerse en Chile más allá de una afición deportiva, la que continuaba con varios y recordados cultores, amén que se había logrado establecer un servicio de aviación en el Ejército, que sería la base de la creación de la Fuerza Aérea Nacional, actual Fuerza Aérea de Chile.

El fin de la era de los COPETTA

      Diez años desde que se consiguiera la fusión de los Servicios de aviación del Ejército y la Armada, los COPETTA terminan la construcción del que sería el cuarto y último avión de su maanufactura, un biplano designado "CHINCOL".
      El 27 de Octubre de 1940, CÉSAR decide efectuar el vuelo de prueba en el histórico aeródromo de Los Cerrillos, en el curso del cual pierde el control y se estrella.
      Lamentablemente COPETTA fallece a causa de las heridas, culminando así la saga que merece ser recordada y aquilatada del Primer Piloto de Chile.

     Pero sería solo el fin de los precursores, ya que sus descendientes continúan fieles al legado de los hermanos, demostrando que todo fue más que un aventura, sino una impronta que estaba escrita en la sangre de estos franceses de origen italiano avecindados en Chile; y que solo esperaban ese momentum en el desarrollo de los acontecimientos, para encontrar su legado, iniciar el vuelo que hoy continúa con seguridad y plenamente establecido en los distintos ámbitos de su desarrollo, desde el Civil al Militar y del Deportivo al Comercial.

por Sergio Pulgar N.
Investigador Histórico
Aeronáutico





       

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada